Comprometida para conectar al mundo

SDG

Inclusión digital para todos

​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​​Digital inclusion for all BCKGROUNDERConcurso de fotografía del Foro de la CMSI 2018, Tribu de los Naga
Conectando el Mundo, India

Resumen

​​

Retos


Entre los países sigue habiendo importantes brechas digitales. En efecto, en 2019, casi el 87% de las personas en países desarrollados utilizaban Internet, en comparación con el 47% de los países en desarrollo.

También se observan brechas digitales dentro de los países. A Internet se conectan más hombres, residentes de ciudades y jóvenes que habitantes de zonas rurales y personas mayores. En lo que respecta a la penetración de Internet, la brecha digital de género es relativamente pequeña en países desarrollados, más pronunciada en países en desarrollo e importante en países menos adelantados.

Esas diferencias suelen deberse a una conectividad insuficiente o lenta, al coste de la conexión y a la falta de contenidos pertinentes en las lenguas locales. Por lo tanto, esas barreras suelen estar relacionadas con edad, género, discapacidades, estatus socioeconómico y geografía.

Soluciones


 

Una infraestructura y unos servicios de TIC eficientes y asequibles dentro de entornos normativos y reglamentarios propicios permiten a las empresas y a los gobiernos participar en la economía digital y a los países aumentar su bienestar económico general y su competitividad. Unos 20 países han convertido el acceso a Internet en un derecho fundamental o un derecho de los ciudadanos.

La tecnología móvil está migrando rápidamente de 2G (segunda generación de tecnologías móviles) a 3G y a 4G. A finales de 2019, el 93% de la población mundial podía acceder a Internet a través de una red 3G o más rápida. Es probable que la adopción inicial de las redes 5G en países desarrollados agrave la actual brecha digital, ya que posiblemente los países en desarrollo tarden más tiempo en utilizar esas redes. Con todo, los países en desarrollo pueden utilizar ecosistemas y redes existentes para proporcionar un acceso universal y asequible a las TIC. Las redes móviles podrán mejorarse gradualmente una vez superadas las dificultades vinculadas al desarrollo de un sistema 5G sostenible.

Los servicios por satélite proporcionan servicios fijos y móviles en todo el mundo. La armonización mundial del espectro móvil por la UIT, junto con la elaboración de normas internacionales comunes, ha dado lugar a economías de escala con las que se han reducido los precios de los servicios y dispositivos, tanto para los operadores de redes como para los usuarios finales.

Las redes móviles celulares dominan ahora la prestación de servicios básicos de telecomunicaciones. Sigue creciendo con fuerza el número de abonados activos a la banda ancha móvil por cada 100 habitantes: casi un 13% entre 2018 y 2019. En los países en desarrollo, el número de abonados al servicio móvil celular se quintuplicó entre 2005 y 2019, y alcanzó los 103,8 por cada 100 habitantes al final de ese periodo. En los países menos adelantados, el número de abonados al servicio móvil celular se ha multiplicado por veinte desde 2005 y ha alcanzado una tasa estimada de 74,9 por cada 100 habitantes en 2019.

Las redes de Internet de banda ancha son una infraestructura nacional fundamental. Los servicios móviles de banda ancha, que suelen ser más baratos que los servicios fijos de banda ancha, han aumentado rápidamente y proporcionan los medios más comunes de acceso a Internet y a servicios en línea. El número de abonados activos a la banda ancha móvil ha aumentado hasta un 83% en 2019. En los países en desarrollo, las tasas de penetración de suscripciones activas al servicio móvil de banda ancha alcanzaron un 75,2% de su población en 2019.  En los países menos adelantados, las tasas de penetración aumentaron desde prácticamente cero en 2007 hasta 33,1 suscripciones por cada 100 habitantes en 2019.

Para aprovechar al máximo Internet, la gente necesita habilidades digitales, de presentación y trabajo en equipo e idiomas extranjeros.

La contribución de la UIT a la inclusión de todos, en todas partes, en una sociedad digital


 
La UIT trabaja en todas las regiones del mundo y elabora programas especiales para que todos puedan utilizar Internet, en particular mediante el desarrollo de infraestructuras para tecnologías y redes y la mejora del entorno reglamentario y de mercado.

La Conferencia de Plenipotenciarios de 2018 de la UIT adoptó por unanimidad la "Agenda Conectar 2030 para el desarrollo mundial de las telecomunicaciones/TIC" con miras a definir el futuro del sector de las TIC. En el programa se define la perspectiva, los objetivos y las metas comunes que los Estados Miembros se han comprometido a alcanzar antes de 2030 en colaboración con todos los interesados del ecosistema de las TIC. Tiene cuatro objetivos: 1) Crecimiento - Permitir y fomentar el uso de las telecomunicaciones/TIC en apoyo de la economía y la sociedad digitales; 2) Inclusividad - Reducir la brecha digital y proporcionar acceso a banda ancha para todos; 3) Sostenibilidad - Gestionar los nuevos riesgos, desafíos y oportunidades que surgen del rápido crecimiento de las telecomunicaciones/TIC; 4) Innovación - Permitir la innovación en las telecomunicaciones/TIC en apoyo de la transformación digital de la sociedad; y 5) Alianzas - Fortalecer la cooperación entre los Miembros de la UIT y todas las demás partes interesadas en apoyo a todos los objetivos estratégicos de la UIT.

La UIT recopila datos estadísticos sobre las TIC de 200 economías y utiliza más de 100 indicadores para comprender mejor los problemas de conectividad y para comparar y medir los avances realizados, en particular en lo que respecta a banda ancha, uso de Internet, redes celulares móviles y redes móviles de banda ancha. La Organización proporciona acceso gratuito a un gran número de datos estadísticos y recomendaciones sobre las TIC para saber cómo superar las dificultades vinculadas a esas esferas.

La UIT informa y ayuda a los países a elaborar políticas, leyes, reglamentos y prácticas comerciales con las que promover la inclusión digital de las personas con necesidades específicas. Entre ellos se encuentran los pueblos indígenas, los habitantes de zonas rurales, las personas con discapacidades y las mujeres, los jóvenes y niños de ambos sexos.

Para contribuir a reducir la brecha digital, la UIT también ha publicado diversas publicaciones, entre ellas, "Reducción de la brecha de innovación digital", Achieving Universal and Affordable Internet in the Least Developed Countries ("Lograr una Internet universal y asequible en los países menos adelantados") y muchas otras.

A continuación se presentan algunos ejemplos que muestran cómo los gobiernos y el sector privado pueden aumentar la conectividad de los países y de las personas: